Iniciando a usar los rodillos – parte 1

Cuando no hay posibilidad de salir de casa para seguir entrenando, hay muchas alternativas ahora. Desde los entrenadores muy profesionales con simuladores en pantalla incluídos, retos y configuraciones de resistencia, grado de inclinación con un costo muy alto, por supuesto. Hasta rodillos de aluminio muy ligeros y a un precio más accesible.

No importa qué nivel tengas ni tipo de bici o experiencia, continuar entrenando en casa es posible y además si lo utilizas siguiendo un programa de entrenamiento, notarás en algunas semanas un incremente bastante sustancial de tu rendimiento sobre la bici.

Te iremos compartiendo en otras publicaciones, cada uno de los detalles, características y beneficios de los diferentes entrenadores que existen. Uno de los más comunes, por ser fácil de transportar, peso y precio son los rodillos.

Una característica que sobresale, es que la bici está libre y por lo tanto uno de los grandes beneficios que obtendrás al usar los rodillos es el equilibrio, pero esto asusta un poco o bastante a muchos al principio porque pareciera que es como volver a aprender a andar en bici, la bici se te mueve por todos lados y te da la sensación de caerte en cualquier momento, así que te vamos a dejar estos consejos y un compartir nuestros video para aprender a rodar sobre los rodillos y síguenos para conocer programas de entrenamiento si ya dominaste el rodillo y quieres aumentar o mejorar tus técnicas sobre la bici.

Consejos para iniciar en casa

  1. Coloca el rodillo sobre una superficie horizontal y que no se deslice.
  2. Si tienes la versión telescópica o ajustable ajústalo para el largo de la rodada de tu bici.
  3. Coloca las ruedas de control (si cuentas con ellas) y el soporte del pie del lado donde te subes y bajas normalmente de la bici.
  4. Revisa el aire de las llantas y te recomendamos inflarlas casi hasta su límite, pero no te angusties si no sabes a cuánta presión está, este es un consejo avanzado, por ahorita disfruta el rodillo.
  5. Inicia colocando el rodillo junto a una pared y del otro lado una mesa o una silla para sujetarte.
  6. Pedalea suavemente, un error común al inicio es querer pedalear muy rápido y lo único que provoca es perder el control, inicia con un pedaleo suave.
  7. Si sientes muy duro el pedaleo cambia baja piñones y platos a una relación donde no te provoque mucha resistencia, normalmente sobre el rodillo es un poquito más duro que el asfalto de la calle o ruta.
  8. Mirada al frente, no mires hacia tus pies o abajo de la llanta delantera, eso provoca mucha inestabilidad.
  9. Recuerda que la bici se controla con la cadera, no con las manos. Si al principio se te mueve mucho el manubrio no te desesperes no quieras corregir rápidamente, va a provocar más movimiento, mientras estés sujetado de la pared trata de mantener el pedaleo.
  10. Si quieres detenerte y bajarte, no utilices el freno, simplemente deja de pedalear y la resistencia de los rodillos harán su trabajo y te detendrás suavemente.
  11. Ya que lograste el equilibrio no quieras pedalear rápidamente, mantén el ritmo suavemente y disfrútalo.

¿Te divertiste?

Antes de comenzar un programa de entrenamiento o sesiones más en serio, primero disfruta tu rodillo, es diferente la sensación, utiliza el rodillo unos 30 o 40 minutos al principio, luego incremente a una hora y posteriormente a unas dos horas.

Comparte tus experiencias y prepárate para los siguientes retos que pondremos próximamente.

Etiquetado , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *